Su cesta

Su cesta está actualmente vacía.

Qué es el BDSM

¿Qué es el BDSM?

 

BDSM son las siglas de bondage/disciplina dominación/sumisión y sadismo/masoquismo. Definido de manera simple, es un conjunto de prácticas sexuales que se basan en una dinámica de dominación y sumisión. Así, cada uno de los miembros de la pareja adopta uno de estos roles, aunque es posible intercambiarlos.

El aspecto fundamental reside en que se trata de un encuentro sano, seguro y consensuado. Ambas partes han de acordar los límites y, de este modo, el bienestar de los involucrados se garantiza en todo momento.

El término BDSM se acuñó en 1969 a raíz del trabajo del antropólogo Paul Gebhard; sin embargo, estas prácticas ya estaban presentes en civilizaciones muy antiguas y en culturas muy diversas, por lo que no se trata de algo nuevo.

A partir de ese momento, y bajo estas siglas, se engloban una serie de actos que pueden variar en intensidad y que no siempre han de presentarse al tiempo. Es decir, cada persona y cada pareja puede hacer una lectura y un uso diferente del término.

Para comprender mejor en qué consiste, desgranamos el significado de cada una de las palabras a partir de las cuales se forma este acrónimo.

Bondage

Por lo general, el término bondage se utiliza para referirse a las ataduras con cuerdas, sogas u otros elementos, muy presentes en el BDSM. Sin embargo, en el pasado, este solía hacer referencia a los vínculos de subordinación que se establecían entre amos y esclavos, entre señores feudales y vasallos.

En este sentido, además de nombrar la inmovilización con fines eróticos, también implica una relación en la que el poder es asimétrico.

Disciplina

La disciplina incluye las normas, los hábitos y los protocolos de comportamiento que han de seguir las personas en la posición subordinada. Por tanto, se refiere a un adiestramiento con reglas y castigos a través del cual el individuo dominante ejerce el poder sobre su contraparte.

Dominación

Hace referencia al rol que toma uno de los miembros de la pareja para ejercer el control sobre el otro. Así, esta persona es quien ordena y dispone a voluntad, mostrando dominio sobre el compañero sumiso.

Sumisión

Es el rol complementario a la dominación. En este caso, el individuo adopta una postura de subyugación que le coloca bajo la voluntad del dominante. La persona sumisa obedece y permite las acciones del compañero, siempre de una forma voluntaria y consensuada.

Sadismo

Hace referencia a las prácticas eróticas en las que una persona obtiene placer infligiendo dolor o humillación a la otra. De nuevo, cualquier práctica que entre dentro de esta categoría ha de ser segura y consensuada, ya que nada tiene que ver este término con el sadismo criminal.

Masoquismo

De forma complementaria al sadismo, en el masoquismo el individuo obtiene placer al sufrir el dolor físico o psíquico causado por la pareja sexual. No obstante, este siempre tiene la potestad de establecer límites que han de ser respetados en todo momento.

Artículo anterior
Siguiente post

Deja un comentario